Cuando la basura es negocio

¿Alguna vez te has parado a pensar donde acaban las placas madres de todos los ordenadores del mundo? ¿los microprocesadores? ¿la memoria ram? ¿las tarjetas gráficas? ¿los móviles? ¿los monitores?

Cuando la basura es negocio, también se vende y se exporta. China, además de ser uno de los exportadores de manufacturas más grandes del mundo (¿hay algo que no lleve la pegatina “made in China”?), importa basura de toda clase y la recicla, incluso de contrabando. Al igual que en sus fábricas, en sus plantas de reciclaje se trabaja sin ningún tipo de control, con altos riesgos de intoxicación: los procesos químicos para separar las materias primas se hacen “a mano”, sin protecciones, con un simple pañuelo para taparse la cara mientras se derriten los plásticos para separar el oro, la plata y otros materiales, respirando aire tóxico y cancerígeno.

e_waste_09.jpg

En la web de obsoletos podemos leer que la ciudad de Guiyu, en China, hay una de estas plantas de “reciclaje” que da de comer a 150000 trabajadores:

En Guiyu, mediante los procedimientos más insanos y contaminantes que se te puedan ocurrir, separan el plomo, el oro, la plata y otros metales valiosos de toda la morralla. En estos procesos una parte de los residuos se convierte en dinero, otra en contaminación atmosférica y otra en cáncer para los trabajadores de Guiyu. Pero qué pasa con lo que sobra, ¿dónde se tira lo que no se puede etiquetar ni de basura tecnológica? ¿Dónde acaban los residuos de los residuos?

e_waste_04.jpg

El 70% por ciento de los 20-50 millones de toneladas de residuos electrónicos del mundo entero acaban en China. Los países desarrollados, principales productores de estos residuos (sólo en un día Estados Unidos desecha 350.000 móviles y 130.000 ordenadores, según la revista Time, imagina la cantidad de basura electrónica que todo el mundo, en concreto “el primer mundo”, puede llegar a generar en un año) deberían ser los responsables de reciclarlos. Pero los precios tan competitivos de China, solo posibles gracias a la abundante mano de obra barata y la falta de controles en el reciclado, hacen que a las empresas les salga más rentable exportarlo que reciclarlo ellos mismos. En Guiyu la gente más pobre quema los residuos en los patios de sus propias casas, respirando aire nocivo, cobrando apenas 100 dolares al mes. Como siempre, la riqueza solo se produce cuando la diferencia de status social es más extrema. Mientras tanto, sin un control de riesgos de la salud y medioambientales, productos químicos como el mercurio, flúor, bario, cromo y cobalto, se filtran en el agua y en la tierra, permitiendo que las empresas se hagan más ricas, ahorrando costes los que producen desechas y contaminando la gente y el medioambiente los que los procesan.

Más fotos en la galería de fotos de Time.

One thought on “Cuando la basura es negocio

  1. Excelente crítica; sin embargo, cual es la solución? para aprovechar (o reducir) los desechos “primarios”, para generar empleo, para que sea sostenible, etc.

Comments are closed.