Snapchat ha venido para quedarse.

Lo confieso, Snapchat me tiene tonto perdido. Me recuerda terriblemente a cuando empecé con Twitter: solo un pequeño porcentaje de gente conocida lo tenía y ninguno dominabamos el medio. No sabíamos exactamente qué poner ¿digo lo que hago? ¿pongo un enlace útil? ¿un pensamiento interesante? ¿un chiste gracioso? ¿fotos de un viaje o una conferencia?, cada nuevo follower era celebrado y parecía fascinante que un desconocido te mencionara o que alguien se hubiera molestado en retuitear algo escrito por ti.

Ahora Twitter está totalmente generalizado: aunque no todo el mundo lo usa para escribir, un grandísimo porcentaje lo tiene para leer, seguir hashtags en programas de televisión o mantenerse informado ya que la mayoría de gente famosa, periodistas, marcas o medios de comunicación publican contenido.

¿Qué es Snapchat?

Snapchat es una vuelta de tuerca más. En vez de textos de 140 caracteres, son videos o fotos de hasta 10 segundos. Y todo dura un máximo de 24 horas. Esto es una trampa y una bendición a la vez. El contenido es efímero y eso engancha. Quizá si no entras en dos días te has perdido algo interesante. Los snaps graciosos o interesantes duran lo mismo que los aburridos. Puedes publicar tu día a día o la mejor foto del mundo, que no quedará registrado para siempre. Y la verdad es que es mejor ¿no sería un poco abrumador entrar en el historial de alguien y tener disponible para ti, tras varios años de uso, cientos de horas y horas de metraje consecutivo, sin orden ni concierto, sin ninguna descripción, listos para consumir? Casi mejor tirarlo, que no madure, que no se haga viral. Que se consuma, que brille al máximo durante ese día de vida, y luego muera para siempre.

Aquí se prima la creatividad: todo debe ser grabado con la aplicación, que además tiene filtros, efectos y permite escribir encima o pintar con el dedo, además de muchos trucos ocultos que hacen que investigar hasta dónde puedes llegar con la aplicación sea un reto en sí mismo. Algunos Snapchatters con talento hacen auténticas maravillas. Los videos pueden ser pasados a cámara lenta o rápida, lo que permite hacer algunas composiciones bastante divertidas. Mezclas un video, luego 6 fotos seguidas de un segundo, luego 4 videos hablando y uno entre medias con una frase tuya a cámara lenta que lo hace épico. Porque aquí hemos venido a divertirnos, reconozcámoslo: no se puede reenviar un snap, ni mencionar a otro o insertar un enlace clickable. Si alguien se atreve a publicar algo que deba ser copiado (como una url) o leído detenidamente (como una foto de una página de un libro), entonces debemos ser rápidos y tomar un screenshot de nuestro móvil y tratarlo luego desde fuera. El ciclo de vida de los snaps es intenso y rápido, casi frenético y espontáneo. Pero delicioso al final del día.

¿Para qué sirve?

Entonces ¿para qué sirve? Pues lo mismo que Twitter: para comunicar y compartir experiencias. Y tiene lo mismos problemas que Twitter al principio: ¿a quién sigo? ¿cómo funciona? ¿qué publico? Y esta es la verdadera barrera inicial, además de la extraña UX de la aplicación. No es fácil buscar personas y una vez encontradas, es imposible ver quiénes le siguen o a quién siguen. Por no saber, no sabes ni cuantas personas te siguen a ti. Esto borra de un plumazo la engañosa competición de ver quién tiene más followers y que se ha convertido en una falsa medida de popularidad debido a su facilidad para ser trucada: followbackers, bots o la compra masiva de followers al peso pueblan las listas de seguidores de todo el mundo haciendo un flaco favor al número que nos acompaña. Al final sabes que tu impacto real es solo un pequeño porcentaje dentro de tu número de seguidores en Twitter, y la verdadera lucha se convierte en intentar adivinar cuál es realmente el porcentaje de personas reales que te leen: si un 5%, un 10%, un 25% o un 0.01%. Nadie lo sabe a ciencia cierta.

La barrera de entrada antes mencionada se convierte en una doble lucha: la de que si nadie te sigue ¿para qué vas a publicar nada? Y cuando alguien empieza a seguirte, la de aceptarte a ti mismo en vivo y en directo, grabándote y viéndote a ti mismo hablando y atreverse a compartirlo. Y es que reconozcámoslo: a no ser que estemos acostumbrados a hablar en público y, por tanto, a vernos a nosotros mismos hablando, puede resultar entre desconcertante y vergonzoso. Y es que nuestra voz no suena igual cuando la oímos desde fuera y nuestros gestos nos resultan artificiales o sorprendentes cuando los analizamos. Así que hay que coger el toro por los cuernos, aceptarse tal y como somos, con nuestras taras y defectos. Defectos que solo nosotros vemos, pero porque nos acabamos de conocer. No podemos evitar juzgarnos con esa actitud crítica y exigente que solo aplicamos a ese tipo que estás viendo y que parece ser que eres tú, mira tu por donde.

Una vez pasada estas dos barreras, la de perder la vergüenza publicando y tener a gente a la que sigues y te siguen, empieza realmente la diversión. Si en Twitter molaba que alguien no conocido te mencionara y tú le contestaras, iniciando una conversación pública, que en Snapchat lo haga con su cara y su voz, está simplemente a otro nivel. Un nivel mucho más cercano, cálido y por supuesto, divertido. Ya no hay smiles o textos que den lugar a dobles interpretaciones, aquí le estás viendo y oyendo. Estar haciendo esto durante un tiempo, es casi casi como conocer a esa persona. En Twitter también sucede, pero siempre tienes pendiente esa “desvirtualización” que solo es posible cuando se coincide en algún evento y que marca un antes y un después en esa relación tuitera. En Snapchat no hace falta desvirtualizar a nadie porque lo que estás viendo ya es real. Grabado, en diferido y muy breve, pero real.

Mi sensación

Así que me encanta, es cercano, cálido, interesante y sobre todo, muy muy pero que muy divertido. Divertido de reirte, a carcajadas. Al menos ese es mi caso y así os lo cuento. Si no sabes qué puedes encontrarte o qué puedes publicar, te diré que de todo: reflexiones largas e intensas, o cortas y cachondas. Pensamientos sobre la vida, cursos breves de conceptos náuticos, de running, de aviación, de agilismo. Gente que te muestra cosas que le pasan en su trabajo (y pueden trabajar de cualquier cosa), cosas que le pasan en casa con su familia o en una fiesta. Personitas que buscan en los cajones y te enseñan algo que tienen desde hace tiempo o que simplemente acaban de comprar. Gente que conduce y de camino al trabajo te cuenta su vida, sus problemas, o simplemente canta. Gente que entrena, que hace comidas y te enseña la receta. No con ese glamour que da instagram, sino con esa cercanía de ver a alguien intentando batir un huevo con una mano y grabar con la otra. Gente que escala, que nada, que corre, que baila, que ve películas o series y lo comparte. Lo comparte y lo comenta, opina y reflexiona y te hace pensar o reír, pero que no te deja tan indiferente, como una de esas miles de fotos que la gente te sube a Facebook o Twitter sin nada más. Fascinante es poco, hay que buscar el hueco para ver ese video que sabes que va dirigido a ti, escondiéndote en casa con los cascos para verlo o saliéndote a la terraza para grabar una respuesta. ¿Enganchado a Snapchat? Si, y a mucha honra.

A quien seguir

Por internet puedes encontrar listas de Snapchatter famosos, desde Justin Bieber o Lady Gaga, a YouTubers o gente interesante española. No perderé el tiempo en publicar lo que ya está en la red. Para el que me conozca o pertenezca un poco al círculo/scene español de la programación, startups o agilismo, aquí pondré una serie de personas que quizá solo tengan de especial que son amigas mías, pero que son las que hacen que no me pierda una publicación suya cada día. Sin más, y sin ningún orden especial (sepan perdonarme si olvido a alguien cercano, son muchos)

carlosthesailor: Carlos es una persona a la que conocía simplemente de twitter y con el que tampoco hablaba mucho al principio pero que hemos conectado. Los dos somos bastante adictos a Snapchat y compartimos tantas cosas que he llegado a llamarle en directo para contarle algo gracioso. Canta en el coche, reflexiona sobra la vida y las personas, da cursos de náutica y de vela y en general, es divertido, entrañable y achuchable. Perdonadme pero es que soy muy fan.

bonilla.david: David Bonilla. Además de ser muy conocido en la scene startupil española por fundar Otogami y dar charlas y petarlo siempre, es amigo mío desde hace más de 10 años y con el que he compartido además dos viajes de verano a países exóticos. Si, de esos viajes que unen más por lo que no puedes contar que por lo que si cuentas. Nuestro nivel de troleo mutuo roza lo ofensivo, pero es solo una manera de expresar que estamos en familia. En la familia del mal, claro. Publica cosas de su trabajo, de su familia, pensamientos y un curso de conceptos running. Totalmente imprevisible y divertido por su facilidad de cambiar completamente de tono al contar las cosas.

raulcotrina: Junto con David Bonilla, es de los amigos más viejos que tengo del mundo profesional que al final pasan a lo personal. Casado con una italiana y con un talento especial para sacar punta a lo que decimos los demás, es una persona bastante graciosa además de ocurrente

jerolbaa (Jerónomo) y ydarias (Yeray): los compañeros de 8kdata de David, publican poco pero de vez en cuando sacan algo. Sobre todo Yeray que nos da envidia con sus dotes culinarias y su maestría con el horno.

superwillyfoc. Guillermo Latorre es superguerrero nivel 12 y CEO de Cuéntica (empresa 100% española y maña con aplicación SAAS de facturación online) que lejos de dar discursos sobre lo suyo, es un cachondo y una respetable persona que cuando te metes y te ríes de él, lejos de molestarse, sube tu apuesta y se ríe de si mismo dejando tu broma envuelta y lista para tirar a la basura, al cubo negro, el que no se recicla. Así es como se demuestra el verdadero sentido del humor: cuando tu consigues hacer de ti mismo el objetivo de tus chistes dicen que te conceden la inmortalidad y una fuerza superior. Tendremos que preguntarle, pero sospechamos que su inseparable perro Django es en realidad quien graba y dirige sus videos… no creo que Guillermo sepa ni siquiera como se usa Snapchat.

jjballano: Jesús Ballano está de viaje por el mundo y ahora mismo se encuentra en Kuala Lumpur, la semana que viene se va a Kota Kinabalu y luego estará un mes en Taiwan. Para mi un must si te gusta ver mundo, ver cosas curiosas y exóticas de otros países.

La BQ mafia: mis compañeros de BQ con los que hemos pasado muchas aventuras y desventuras: susowiki (Jesus Talavera), emerrefe (Maria del Carmen Ramirez), roskero (Javier García alias “Mocher”), jmarranz (Jose María Arranz) y ipokampo (Roberto Martín). Algunos publican más que otros, como el maligno y vehemente Jose María al que todos conocemos por sus comentarios de más de mil palabras en Javahispano; entre otras cosas claro. Mención especial para Mocher, compañero de fatigas y que tiene ese don que solo algunos tienen de hablar para decir buenos días y hacerte soltar una carcajada.

Mundo agile: germandz (German DZ), aitortxus (Aitor Alzola) e israelalcazar (Israel Alcazar). Este último además comparte su día a día en su trabajo de una manera informal y cercana que lo hace bastante interesante.

Parejas entrañables como yurenaghm y tanausuch. Yurena y Tana viven y trabajan en San Francisco. Publican su día y día y sus experiencias en esa ciudad, lo que resulta bastante interesante. Y semurat y amaliahern. Viven en Valladolid y solo publican para amigos. Achuchables y divertidos, si te aceptan en su circulo, claro.

jmiguelr: CTO de Virtual Software, aeortrastornado, amigo personal y compañero de fatigas de Grails, Java, Clipper y cosas del pasado, compartimos tantas cosas en común que parece que hemos nacido en la misma familia pero en diferente época. Publica su día a día que puede ir desde tocar Jazz, volar una avioneta (ojo a su curso de conceptos de aviación, a veces puede meter alguna imagen subliminal en forma fálica) a como intercepta con una raspberry PI la radio de una torre de control y descubrir que encima suyo está volando un helicóptero.

iro2009 (Isabel),  alejandropgarci (Alejandro) y abicorne (Alba Roza) son tres de las pocas personas que conozco de Autentia que tienen y usan Snapchat, aunque tengo entendido que hay más. Solo Alba publica cosas de vez en cuando sobre su vida y su día a día.

penguinjournals: gastronómico norteño, de los que viven después del muro. Programador y técnico, amigo de los que te arreglan una web en un estanco. Risas garantizadas, sobre todo cuando le ves… bueno, mejor seguirle.

nanskiy y chochis9. Reemplable y Nanski son una pareja deportista, programador él y técnica de marketing online ella, publican recetas, viajes por España y alucinantes sesiones de entrenamiento que bien podrían ser las pruebas de acceso para entrar en los X-Men. Muy achuchables también.

Y bueno, quien quiera añadirme, mi usuario es betauer. No soy capaz de definirme de una manera objetivo, así que diré que publico un poco de todo.

Para añadirles, puedes usar su username o hacerle una foto a su Snapcode desde Snapchat. Luego la foto la desechas, no hace falta publicarla claro. Ojo, que algunos de ellos tienen capada la publicación a solo amigos. Es decir, añadirles no te garantiza que puedes ver sus publicaciones ya que deben añadirte además ellos a ti. Si no ves nada, es que no te han añadido. Y si te han añadido y sigues sin ver nada, es que no están de humor para publicar nada… paciencia.